viernes, 30 de mayo de 2014

Último plato...

Una vez más el domingo amaneció lluvioso y con previsiones a aguarnos la excursión... Pero al llegar a la estación la lluvia remitió lo que nos permitió coger el tren. Nos dirigimos a Hernani, atravesamos sus calles para poner rumbo a la ermita de Santa Barbara, una sencilla excursión para ir abriendo el apetito para la barbacoa que nos esperaba en el cole. Antes de eso y después de las fotos de rigor en la cima pasamos por el mercado medieval que se organizaba en la plaza del pueblo donde nos deleitamos con el olor de comidas tradicionales y admiramos los puestos de artesanía.

Al llegar al cole nos pusimos las botas con la barbacoa compuesta de txistorra, salchichas y hamburguesas!!! Después de esto y dado que no nos podíamos casi mover del atracón vimos una peli para despedir el curso, que para medianos y mayores ha llegado a su fin... 

Así que aprovechando esta última entrada de ambos grupos no nos queda más que agradeceros el curso, esperamos de corazón que lo hayáis disfrutado tanto o más que nosotros y esperamos  veros a todos curso que viene para que sigamos coronando nuevas cimas todos juntos!!!  




martes, 20 de mayo de 2014

Pequeños vence al tiempo en el Jaizkibel.

Lo bueno se hace eseprar, y al final siempre llega.

Después de Murguia, las ganas de ponerse la mochila no hicieron más que aumentar, ¡Qué mes más largo ha sido! ¿No?
Por fin, los Pequeños nos juntamos para ir a Jaizkibel, para demostrar a todos que el mal tiempo no nos impide cumplir nuestros propósitos.
Tras una hora de autobús llena de cantos de Eurovisión, comienza la subida.

"¡Qué duro es esto! ¡Cómo cansa! ¡No puedo más! y ¿Cuanto queda?" Fueron frases escuchadas a lo largo del camino en bocas imitando jadeos a las que continuaba un "¡Venga chicos! ¡No es para tanto! ¡Podemos todos!"
Y así fue, antes de comer el Jaizkibel fue coronado, volvimos a desplegar la bandera tras tocar la cima.. ¿y menudas vistas tuvimos desde aqui!

Pero esto aún no ha terminado... queda lo más divertido del dia... ¡Vamos a ir en barquito! ¡Qué guay! Son tan solo un par de minutos que aprovechamos para descansar y sentir la brisa marina que nos despeina... Y ahora, mientras unos juegan, otros prefieren quedarse sentados a la sombra, descansando tras la excursión. Llega el autobús, el día se acaba ¿Ya? Cada vez me sabe a menos... Cada vez lo paso mejor...
Por lo menos, nos volvemos a ver en Junio, con la oportunidad de poner la guinda al pastel.